Saltar al contenido

Mudanzas Madrid

Mudanzas Madrid

Madrid es una de las ciudades más dinámicas de España, en la que se concentra una buena parte de los empleos generados dentro de nuestro  país y una ciudad que tiene una enorme oferta educativa.

Por eso, los traslados a la capital de España son de lo más común, tanto desde la misma provincia de Madrid como desde otros puntos de nuestro país, pues encontrar trabajo allí es mucho más fácil que hacerlo en una ciudad de provincias.

Este traslado suele ser completo cuando uno se muda a Madrid para trabajar y sobre todo cuando con él se mueve la familia, o lo que es lo mismo, todo su hogar. Otro caso distinto es cuando la  mudanza se hace por temas de estudios, ya que en este caso se suele alquilar un piso amueblado y sólo hay que trasladar unos cuantos objetos de uso básico.

Sea como fuere, en ambos casos hay que  hacer el transporte de enseres, así que vamos a ver cómo lo podemos hacer, puesto que hay varias maneras, dependiendo de nuestras necesidades y sobre todo de nuestro presupuesto.

La mudanza de estudiantes

Vamos a comenzar por la mudanza de estudiantes, que normalmente alquilan pisos amueblados, por lo que no necesitan muchos servicios que ofrecen las empresas de mudanza, puesto que no tienen que hacer el montaje ni el transporte de mobiliario, o al menos no tienen que acarrear con muebles de gran tamaño.

Eso no quita que el estudiante tenga que llevar consigo sus cosas, que en ocasiones pueden ser muchas, sobre todo dependiendo desde dónde venga, ya que no es lo mismo que un estudiante se mude desde Guadalajara a Madrid, con su casa a una hora y su familia cerca para llevarle lo que necesite, que el que lo haga desde Barcelona, con  su casa a varias horas de viaje.

Es normal que los estudiantes lleven consigo una gran cantidad de libros, uno o varios ordenadores, mucha ropa, e incluso algún escritorio y una o varias estanterías, además de videoconsolas y todo tipo de objetos relacionados con el ocio.

Al final esto significa que cuando  se mudan acumulen varias cajas, muchas más de las que pensaban en un principio pues por experiencia te puedo decir que cuando empiezas a guardar tus cosas, no tienes idea de lo que ocupan hasta que empiezas con el embalaje.

De esta manera, al final el estudiante se encuentra con que tiene un montón de cosas que llevar a su nuevo piso, por lo que se presenta el problema de cómo transportar todo esto, más cuando muchos no tienen coche o no tienen acceso a un coche de gran tamaño, que es el que se necesita para llevar estos objetos, aunque a veces hay algunos que no caben si no es en alguno de los vehículos pensado para ello, como las furgonetas.

Empresas de mudanzas MadridLas empresas de mudanzas tienen previsto este tipo de servicios

Cualquier empresa de mudanzas, por pequeña que sea, tiene previsto este tipo de servicios, tanto para hacerlos dentro de la provincia, como para hacerlo de manera nacional.

En este caso, lo normal es que se haga con una pequeña furgoneta y con muy poco personal, de manera que los precios suelen ser muy ajustados, más si el cliente hace el empaquetado y se encarga de los embalajes, pues suelen ser traslados tan pequeños que no merece la pena recurrir a un profesional para que se encargue de guardar las pertenencias.

Así, en realidad lo que contratamos es una especie se servicio de recogida y de entrega, dentro de nuestra propia provincia o dentro del territorio nacional.

 

Siempre tienes la posibilidad de hacer tú el traslado

Al ser este tipo de mudanza tan sencilla siempre tienes la posibilidad de hacer tú los portes, con los que el precio se debería reducir, aunque lo mejor es que pidas presupuestos de ambas mudanzas y decidas.

Además, hay que tener en cuenta que el destino es Madrid, con todos los problemas que ello supone a la hora de acceder a la ciudad con una furgoneta, más si no conoces la ciudad que a determinadas horas es un caos, por no hablar de los permisos que hay que solicitar si no quieres terminar aparcando el vehículo a dos km de tu nueva casa.

Las mudanzas de trabajo

Otro caso muy distinto son las mudanzas por temas de trabajo, unos traslados a Madrid que se suponen de larga estancia, años normalmente, de manera que se necesita una mudanza distinta a la que hemos visto antes, una mudanza tradicional hecha por profesionales  con rapidez y sobre todo con seguridad.

Aquí hacen falta profesionales de los transportes que tengan costumbre de mover grandes cargas con seguridad y que sean capaces de realizar un servicio completo con un trato excelente hacia los clientes, que lo último que quieren en estos casos son problemas con los muebles, pues bastante tienen ya con todo lo que implica la mudanza.

La experiencia en este caso es un grado, así que mi consejo es que busques una empresa con muchos años de experiencia, una empresa de confianza, la cual puedes encontrar preguntando a tus conocidos o buscando en Internet, en páginas como ésta.

Una estrategia que puedes llevar a cabo es  hablar con alguno de tus futuros compañeros de trabajo para que te den algunos consejos e incluso los datos de contacto de alguna empresa del sector, la empresa con las que he ellos han trabajado a la hora de  hacer su mudanza si es que han quedado contentos con la profesionalidad de la empresa.

Si su traslado ha sido rápido y perfecto puedes hablar por teléfono con la empresa y solicitar un presupuesto, para ver si está en la media de precios, algo que averiguarás pidiendo presupuestos a varias empresas.

En el caso de que no puedas contactar con tus futuros compañeros o no te puedan dar información, tendrás que buscar una empresa especializada que se dedique a las mudanzas nacionales, una búsqueda que te va ser muy sencilla.

Gracias a Internet y a páginas como la nuestra tienes a golpe de ratón todo lo que necesitas  para encontrar una empresa que te haga la mudanza desde el principio hasta el final, pues cuando te trasladas lo último que necesitas son quebraderos de cabeza con tus enseres.

¿Cómo se hace la mudanza en este caso?

Gracias a Internet la forma de hacer la mudanza ha cambiado y ahora es más fácil, pues puedes pedir varios presupuestos por Internet, sin tener que acercarte a las oficinas de la empresa de mudanzas ni esperar a que te cojan el teléfono.

Pide presupuestos sin miedo, pues cuantos más tengas mejor, ya que podrás hacer una media del precio que piden para quedarte con la empresa que más se aproxime a esa media.

Una vez elegida la empresa lo cierto es que el resto es sencillo, puesto que un empleado irá a tu casa para fijar el precio final (los presupuestos por Internet siempre son orientativos) y a partir de ahí puedes contratar una serie de servicios que hacen que tú no tengas que hacer nada más.

Los empleados de la empresa se encargan del desmontaje de los muebles, haciéndolo con mucho cuidado, embalan todo lo que haya en la casa y se lo llevan a sus instalaciones, en los que hay trasteros para guardar tus pertenencias el tiempo que sea necesario.

El día acordado llevan tus partencias a tu nueva casa, para lo cual ellos se preocupan de los permisos de aparcamiento y sobre todo de medir el ascensor para ver si lo pueden usar o es mejor llevar un camión con elevador, algo que lleva a la mudanza a otro nivel, pues meter los muebles por la terraza es algo que acorta mucho la descarga, lo que viene muy bien en una ciudad como Madrid.

Los profesionales montarán tus muebles de nuevo e incluso colocarán tus cosas si lo has contratado con ellos, por lo sólo tendrás que abrir tu nueva casa y ver cómo todos tus electrodomésticos, muebles y enseres están montados y colocados en su sitio.

Mudanzas de oficinas

Al principio os hablaba de las mudanzas de estudiantes y de las familias como dos procesos distintos, y de hecho así los hemos tratado. Me he centrado en las mudanzas particulares y se me ha olvidado hablar de las mudanzas de las oficinas.

Este tipo de mudanzas, tanto nacionales como internacionales puedes muchas empresas de fuera alquilan locales en Madrid para tener presencia en España, son muy numerosas, más teniendo en cuenta que la capital se ha convertido con los años en la ciudad en la que hay que estar.

En las mudanzas de oficinas hay diferencias con las de los particulares, comenzando porque casi siempre es imprescindible que haya guardamuebles, más en el caso de una mudanza internacional, puesto que ahora mismo encontrar una nueva localización en la capital no es cuestión de días.

Lo normal es que haya que guardar todos los muebles de oficina durante un tiempo mientras se buscan buenas localizaciones y  a la vez baratas, o que incluso haya varias mudanzas durante los primeros años hasta que al fin se dé con la localización definitiva.

Además este tipo de traslados  puede tener unas necesidades muy especiales, una que demande de la empresa de mudanzas más calidad de lo normal, un compromiso mayor, puesto que en las oficinas podemos encontrar documentos, miles de ellos, algunos de los cuales no se van a llevar a la nueva dirección, ya que el traslado no sale gratis y una empresa, la dueña de la oficina, no se puede permitir malgastar dinero.

Me refiero a que en muchos traslados de oficina se requiere de la destrucción de documentos, una destrucción que en ocasiones se tiene que certificar, un servicio “delicado”, que puede suscitar muchas preguntas a los que no están acostumbrados a él, pero que ofrecen las empresas de mudanzas serias.

También tenemos que tener en cuenta toda la red de comunicaciones que la oficina necesita, en la nueva dirección. Esta red suele ser compleja y tiene que estar lista para cuando los trabajadores entren puntuales a sus puestos de trabajo.

Esta necesidad también está cubierta por las mejores empresas de mudanzas, que tienen especialistas en montar las redes de comunicaciones, como el cableado, los armarios para guardar discos duros, servidores, etc.

Hilando con lo anterior, el traslado de los equipos informáticos también es algo delicado, algo que puede suscitar muchas preguntas puesto que una hora perdida en la oficina es mucho dinero, un dinero que no se pueden permitir perder porque en el traslado se hayan dañado los ordenadores, las pantallas  o se hayan perdido las cajas con los teclados.

Volviendo al tema de los archivos, en las mudanzas de oficina a veces se necesita guardar los archivos durante un tiempo. Ya hemos hablado de que existen los guardamuebles, pero lo cierto es que los documentos no se pueden guardar en uno normal, con el resto de enseres.

Se necesita un guardamuebles especial, inmune a los incendios, a la humedad y al agua, puesto que en una oficina no se pueden permitir perder ciertos papeles porque el guardamuebles haya sufrido una inundación.

Para terminar, una mudanza de oficina es muy distinta a la de una casa, pues se necesita una empresa especialista que esté acostumbrada a custodiar documentos y a tratar con equipo informático delicado y muy caro, en ocasiones, un equipo que no puede recibir el menor golpe pues de lo contrario se podría dañar (por poneros un ejemplo, los discos duros mecánicos  son muy sensibles a los golpes)

A modo de resumen

Madrid es una de las ciudades de moda ahora mismo, más cuando el trabajo escasea, de manera que es uno de los destinos tanto para personas que buscan trabajo, como para oficinas y para estudiantes, puesto que en la capital está la mejor oferta formativa de España.

Cada tipo de mudanza es distinta, pues no es lo mismo mover unas cuantas pertenencias, que un hogar o una oficina con miles de documentos y decenas de ordenadores que se pueden romper si no los tratamos bien.

Las mudanzas son distintas, las necesidades también y por ello los precios. Busca una empresa de calidad, de reconocido prestigio, pero dentro de éstas lo mejor es que pidas presupuestos para poder ahorrar un poco de dinero, pues hagas la mudanza que hagas te hará falta una buena cantidad a la hora de establecerte en tu nuevo piso o en tu nueva oficina.