Saltar al contenido

Mudanzas Internacionales

Mudanzas-Internacionales

 

De un tiempo a esta parte las mudanzas internacionales son algo relativamente frecuente, dada la situación del mercado de trabajo español y sobre todo debido a la formación de los españoles, que en pocos años han pasado a ser profesionales muy bien formados y por lo tanto muy apreciados en países como Francia o Suiza, por poner dos ejemplos de países europeos a los que los españoles han emigrado con frecuencia.

Una mudanza internacional es una mudanza especial

Una vez que tenemos decidido que nos vamos a otro país llega el tiempo de pensar en la mudanza, el tiempo de trasladar nuestro hogar de una nación a otra, un traslado que no siempre es sencillo.

Es posible que alguno de vosotros piense que es posible irse con lo puesto, pero lo cierto es que cuando  se está casado y sobre todo cuando se tiene hijos llegar a destino con poco “equipaje”  no es una opción.

Por eso, hay que buscar una empresa con experiencia en traslados de un país a otro, una empresa profesional y que nos de la seguridad que necesitamos a la hora de mover nuestras pertenencias de un estado a otro.

Las mudanzas internacionales no son económicas

Enlazando con lo anterior, el precio de una mudanza internacional no es bajo, por lo que es importante que además de consultar varios precios pidiendo presupuesto en varias empresas, consultes páginas como la nuestra, para tratar de ahorrar dinero sin que la entrega se retrase y sin que tus muebles sufran daños.

Aquí, en esta web encontrarás información sobre los servicios de transporte más profesionales y los que es más valioso aún, las opiniones de otras personas, que como tú, han tenido que trasladar su hogar a otro país.

De esta manera, se trata de que encuentres el mejor servicio y el más completo, el que mejor se adapte a tus necesidades, pero asegurándote que estás trabajando con una empresa totalmente legal y con mucha experiencia en este tipo de transportes.

¿Cómo se hace una mudanza internacional?

En las mudanzas internacionales hay varias maneras de trasladar todas tus pertenencias, dependiendo del presupuesto, a qué zona del mundo vayas, el tiempo que tengas para recibir los muebles, si hay puerto cercano, etc.

Por ejemplo, si la mudanza es desde España a Alemania o desde nuestro país a Italia, lo normal es llevar los muebles en un camión, por carretera usando uno o varios vehículos, dependiendo de la cantidad de objetos que lleves contigo.

Lo mismo suele pasar si vas a Holanda, ya que es otro de los países a los que se puede llegar sin problema en camión, pues hay rutas comerciales establecidas y desde España parten vehículos de carga a ese país a diario.

Otra cosa es que te mudes a otro continente, a México por poner un ejemplo puesto que muchos españoles han encontrado en América Latina una buena salida a la crisis española.

Ahí ya no hay manera de llegar por transporte terrestre, por motivos obvios, de manera que nos quedan como alternativas el avión o el barco. Aunque te sorprenda es posible llevar tus muebles en avión, todo depende de los presupuestos, aunque en este caso la opción más lógica es el barco, ya que es seguro y mucho más económico que el avión a la hora de llevar una carga pesada.

Servicios de mudanzas internacionalesExisten varios tipos de servicios 

Dentro de las empresas de mudanzas internacionales existen muchos tipos de servicios con muchas condiciones distintas, unas condiciones que dependen del precio que esté dispuesto a pagar el cliente.

Lo más caro, como siempre, es desentenderse de todo desde el origen, es decir que contratamos una empresa, llega a casa, hace el embalaje en la propia vivienda, carga, transporta y hace el proceso inverso al llegar al destino.

Si no podemos gastar mucho o si queremos ahorrarnos un buen dinero lo podemos hacer poniendo nosotros todo el trabajo posible, embalando nosotros, desmontando nosotros, haciendo el papeleo si es necesario, contratando un guardamuebles por nuestra cuenta si lo necesitamos, etc.

Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones el ahorro supone ciertos quebraderos de cabeza, sobre todo si la mudanza es fuera de Europa, lo que nos obliga a hacer papeleo en aduanas, a  tener que hacer los trámites en otro  idioma que no es el español la mayoría de las veces, etc.

De esta manera, lo mejor es que sigas los consejos de esta página,  buscando los distintos tipos de servicios que han contratado otros clientes de mudanzas internacionales e incluso hacerles algunas preguntas para ver si merece la pena ahorrarse dinero a cambio de contratar una empresa con menos compromiso a la hora de resolver los problemas.

¿Cuánto puede costar una mudanza internacional?

Seguro que llegados hasta aquí estás deseando que te diga cuánto cuesta una mudanza internacional, pues creo que ese es el dato que más interesa cuando hay que hacer una.

Antes de decirte el coste me gustaría advertirte de que no hay dos mudanzas iguales, por lo que este precio es estimativo, aunque te puede servir para saber cuánto dinero tienes que tener preparado.

La mudanza que he simulado ha sido una con origen en España y con destino en México, una mudanza complicada por la distancia y que se hace en barco, mediante un contenedor que mandamos desde el puerto de Barcelona y recogemos en el puerto de Veracruz, en México.

Los precios parten desde 1400 euros y llegan a los 1800, dependiendo de cuándo sale el contenedor y sobre todo si el traslado es directo o es con escalas, algo que abarata el coste, pero que alarga el tiempo que nuestros enseres tardan en llegar.

Este precio es por un contenedor pequeño, en el cual caben las pertenencias de un piso tipo, de unos 90-100 metros cuadrados más algunos objetos más, como una moto o varias bicicletas, un tamaño que puede servir a la mayoría de personas que se mudan desde España a México.

En cuanto al tiempo de llegada en muchas ocasiones no se da, pero cuando lo hacen siempre es estimado y está en unos 15-20 días. Aquí deciros que lo mejor es escoger enviar el contenedor con escalas, pues vale menos dinero y apenas tarda uno o dos días más.

¿Qué se nos incluye en el precio?

El precio que os he dado antes no incluye toda la mudanza, sino que sólo es para el transporte y el papeleo en las aduanas, puesto que al ser la mudanza a un país de fuera de la UE, no queda más remedio que pasar por este trámite.

Así, por esos 1400-1800 euros nos van a buscar la carga a Barcelona, la llevan al puerto de origen, la dejan en el barco y hasta ahí llega el servicio.

Eso quiere decir que en México habrá que pagar por la descarga, por los servicios aduaneros si procede y por llevar el contenedor al destino.

Además, en Barcelona nosotros tendríamos que “desmontar” la casa, es decir, desmontar muebles, embalarlos, guardar libros, bicis, camas, y todo lo que nos vayamos a llevar a México.

Nos podemos ahorrar un dinero en origen y en destino con la carga y descarga del contenedor (de lo que hay en su interior), pero en México habrá que pagar en el puerto.

¿Merece la pena? Es algo que tendrás que valorar y aquí lo más complicado sería contratar el transporte desde el puerto, incluida la descarga del contenedor desde el barco, hasta la casa de destino, algo complicado si no conocemos el país o no conocemos a nadie allí, más teniendo en cuenta que allí la inseguridad es alta y la posibilidad de sufrir un robo muy elevada.

En este caso, además de los inconvenientes de los que ya he hablado, hay que tener en cuenta que no se puede mandar la carga el día que se desee, sino que hay que esperar a la salida del siguiente barco, una salida que suele ser cada semana, o lo que es lo mismo, que hay que planificar bien la mudanza.

¿Quién sale antes, nosotros o los muebles?¿Que sale antes los muebles o nosotros?

En una mudanza internacional es importante saber quién sale antes, si nosotros o los muebles, una duda cuya respuesta depende de donde vayamos, de cuál sea el país de origen y cuál sea el de destino.

En el caso que hemos visto antes, el de México, lo mejor es mandar antes los muebles, pues van a tardar alrededor de quince días, saliendo nosotros un par de días antes de la llegada estimada, de manera que si se retrasan no estemos mucho tiempo sin ellos y que cuando lleguen estemos allí, sobre todo si hemos decidido hacer una  mudanza más económica y tenemos que hacer nosotros algunos trámites.

Esto cambia si la mudanza es  más corta, como por ejemplo salir de España para ir a vivir a Francia. En este caso podemos salir un poco antes o incluso a la vez que los muebles, pues la distancia a cubrir es muy corta, nosotros podemos ir incluso en coche.

Además, dentro de Europa todo es más sencillo, pues el papeleo se reduce notablemente y los retrasos en la llegada de los muebles o son inexistentes o son de unas pocas horas, un día a lo sumo de forma que el perjuicio es escaso y no tendremos que quedarnos demasiado tiempo en un hotel, con el ahorro que eso supone.

Una recopilación para finalizar

Para finalizar me gustaría hacer una recopilación a modo de resumen de lo que hemos visto.

Así, tenemos que saber que hay dos tipos de mudanzas internacionales: dentro de la UE y fuera de la UE. Las primeras son más sencillas y económicas que las segundas.

A la hora de trasladar nuestros muebles podemos hacerlo por carretera, barco o avión, dependiendo del presupuesto, de la distancia y de la zona a la que nos mudemos, ya que si la mudanza es dentro de la UE casi siempre nos convendrá el transporte por carretera, mientras que si es fuera nos convendrá el barco.

Cuando fijemos el presupuesto tenemos que saber que podemos elegir entre la comodidad, más cara, o el hacer nosotros parte de la mudanza, con lo que nos ahorramos un dinero a cambio de trabajo, y por qué no decirlo, de algún que otro quebradero de cabeza.

A modo de conclusión, deciros que si la mudanza es fuera de la UE, como el ejemplo de México que he puesto, lo mejor es contratar a una empresa que nos dé un servicio completo a cambio de pagar un poco más.