Saltar al contenido

Mudanzas baratas

Mudanzas Baratas

Cuando necesitamos hacer una mudanza, lo primero que miramos es el precio, puesto que es un tipo de servicio que no disfrutamos demasiado. Hacer una mudanza es un proceso largo y muy pesado, por lo que buscamos precios bajos, que nos cueste lo menos posible.

Por suerte para nosotros, gracias a las nuevas tecnologías los clientes tienen la “sartén por el mango”  y las empresas han tenido que comenzar a pelear entre ellas para captar al cliente en un sector en el que fidelizarlo es casi imposible, pues lo cierto es que lo normal es hacer pocas mudanzas a lo largo de la vida.

De esta manera, vamos a ver cómo podemos hacer la mudanza lo más barata posible sin que la calidad se resienta o al menos que lo haga lo menos posible.

Pregunta en empresas de provincias con menos nivel de vida

El primer truco que podemos usar para que la mudanza nos salga más económica es preguntar a una empresa, mejor si son varias, de provincias con un nivel de vida más bajo que la nuestra.

Esto es algo que pueden hacer personas que vivan en Barcelona, en Valencia, en Málaga o en la capital de España, por poneros ejemplos de provincias con precios altos. Una persona de Barcelona puede pedir presupuestos a empresas de Aragón y una persona que viva en Madrid puede hacer lo mismo con profesionales de Castilla La Mancha.

Estos profesionales suelen hacer mudanzas más baratas y puedes establecer contacto con ellos para ver qué condiciones te dan y si el precio más bajo compensa el posible sobreprecio del transporte, al tener que desplazarse más km para hacer tu mudanza.

Es más que probable que alguna empresa te diga que no, pero no pierdes nada por realizar una consulta rápida, ya que ahora se contacta por email y puedes enviar el mismo a decenas de empresas de una provincia vecina.

Mudanzas muy baratasPlanifica la mudanza con el máximo tiempo posible

En el artículo que dedicábamos a las mudanzas en Sevilla os decíamos  que hay empresas de mudanzas nacionales que tienen diferentes tarifas para los traslados, dependiendo de si en esa época del año hay muchas mudanzas o hay pocas.

Si planificas la mudanza con tiempo el traslado te puede salir mucho más barato, aprovechando esa época en la que los transportistas trabajan menos y tienen que coger los trabajos que les van saliendo sin pedir demasiado dinero a cambio.

Otra manera de ahorrar planificando es aprovechar las rutas prefijadas que las compañías tienen por España. Son rutas fijas que hacen cada cierto tiempo, por lo que pueden ajustar el presupuesto al máximo.

El transportista puede llevar varias mudanzas a la vez, se forma que el precio de los portes se acaba compartiendo entre varios y se pueden hacer mudanzas más económicas aunque haya que recorrer una distancia considerable.

Eso sí, no podrás trasladar tus muebles y objetos el día que desees, sino que se hará el día que la empresa tenga programada esa ruta, por lo que es posible que tengas que esperar varias semanas y guardar tus enseres en un guardamuebles, aunque en este caso lo normal es que la empresa que hace los transportes tenga uno y te lo ceda gratis o a un precio muy bajo.

Usa un comparador  de mudanzas

Loa comparadores de seguros hace tiempo que están presentes entre nosotros, pero los comparadores de mudanzas no hace tanto tiempo que existen.

En estos comparadores puedes comprar el precio de varias empresas, para lo cual te piden que les des algunos datos. Lo primero es dar la población de origen y destino, para después detallar lo que vas a transportar.

Para hacer la solicitud no tienes que escribir nada,  que los comparadores lo tienen todo previsto y sólo tienes que ir marcando si necesitas embalaje, si tiene que ir un profesional o varios porque hay muebles grandes, si vas a necesitar montaje, si hay ascensor, etc.

Con esos datos el comparador te devolverá varios presupuestos para la mudanza de tu vivienda, de manera que te podrás quedar con los más baratos  para ponerte en contacto con las empresas y decidir cuál va a ser la que va a trasladar todo lo que hay en tu casa a otra ciudad.

Lo cierto es que estos comparadores nos ahorran mucho tiempo a la hora de comparar los precios de los diferentes servicios y además nos dan seguridad, pues sólo las empresas legalmente constituidas se pueden dar de alta, evitando así los piratas que tanto abundan en este mundo.

Para terminar este apartado, en esta página puedes obtener el precio de varias compañías y quedarte con la empresa que más te convenga. Si no te gusta ninguna, no tendrás problema en encontrar otros comparadores que te mostraran precios tanto para empresas de mudanzas locales como para otras a las que no les importe desplazarse hasta tu casa.

Contrata una empresa y hacer nosotros parte del trabajo

Siguiendo con las distintas maneras que tenemos para ahorrar dinero en nuestra mudanza, ahora le toca el turno a al tipo de mudanza en la que contratamos una empresa, pero nosotros ponemos parte del trabajo.

Esto significa que al final casi lo único que hace la empresa es poner sus vehículos a nuestra disposición, puesto que en este tipo de traslados nosotros ponemos las cajas, todo el material de embalar y tenemos que encargarnos de desmontar todos los muebles del hogar.

Cuando el personal  llega al piso, lo único que tiene que hacer es la carga del vehículo, para después hacer la descarga en el punto de entrega donde nosotros estaremos esperando para hacer el proceso inverso, es decir, desembalar todos los objetos y el posterior montaje de los muebles.

¿Es viable este tipo de mudanzas? Sí, pero sobre todo lo es cuando se trata de una mudanza pequeña, puesto que una mudanza grande no la podemos hacer nosotros solos, aunque siempre nos podemos ayudar de amigos y familiares para que el proceso sea más cómodo.

Si estás solo, tienes que saber que el proceso no será rápido, y que necesitarás varios días, quizá una semana de trabajo, para poder prepararlo todo en la primera casa y montarlo en el destino.

Siguiendo con la viabilidad, deciros que esto hay que descartarlo en el caso de una mudanza internacional, pues entonces el traslado sería una auténtica locura.

Nosotros hacemos todo el trabajo sin contratar ninguna empresa

¿Quieres hacer una mudanza barata de verdad? Entonces lo mejor es que te la hagas tú mismo, sin contratar a nadie. No es sencillo, pero voy a darte toda la información que necesitas, información que está basada en mi experiencia tras hacer varias mudanzas de este tipo en pocos años.

Antes de seguir me gustaría decir que no vamos a hablar de mudanzas internacionales, pues no son viables y tampoco de mudanzas de oficinas, que por sus especiales características tampoco se pueden hacer así, a no ser que tengas una oficina en la que trabaje una sola persona.

Podemos empezar los consejos hablando del vehículo que te hará falta.  Si la mudanza es grande tienes que alquilar una furgoneta carrozada. Es como un camión, pero se conduce con el carnet de coche y tiene mucho espacio.

Funciona como un coche y a la hora de conducirlo sólo hay que tener en cuenta que es largo y que por eso tienes que abrirte mucho en las curvas. Como desventaja tiene que gasta mucho combustible y que es incómodo de cargar, pues tienes que estar subiendo y bajando a la caja o espacio de carga, algo que no ocurre con las furgonetas de gran tamaño, que aunque no tienen tanta capacidad de carga, son más cómodas a la hora de meter los muebles.

Como no vas a contratar a ninguna empresa tienes que encontrar cajas para embalar o comprarlas. Como queremos ahorrar, podemos ir pidiéndoselas a las tiendas. Pide una hoy, otra mañana  y poco a poco te harás con una cantidad ingente de cajas.

Todas van a tener una forma distinta, pero si queremos ahorrar es lo que hay. Además, nada nos impide comprar algunas en un centro comercial o en una empresa de mudanzas, donde sus expertos de dirán qué cajas necesitas para meter tus enseres.

Otra de las cosas tener en cuenta es cómo hacer la ruta y saber que por hora no vas a hacer más de 70-80 km en el mejor de los casos, puesto que vas cargado y estas furgonetas tienen límites de velocidad bajos.

En cuanto a la ruta, hay que saber muy bien por dónde vas a ir, pues no puedes ir dando vuelta con una furgoneta enorme, cargada hasta los topes y que gasta una cantidad enorme de diésel.

Otro consejo más que puedo darte es que consultes sobre la posibilidad de hacer un seguro para tus muebles. Siempre se tiene un compromiso mayor con las pertenencias de uno,  pero cuando llevas horas cargando o descargando llega un momento en el que estás tan cansado que no  tratas la carga con demasiado cariño, aunque sabes que son tus cosas.

Por supuesto, tendrás que convencer a familiares o amigos para que te ayuden, pues hacer una mudanza en solitario es totalmente imposible, sobre todo si usas una furgoneta carrozada.

Piensa que una lavadora pesa bastante, tiene muy malas formas para transportarla y que lo mismo pasa con el frigorífico, con el sofá, sillones, etc.

Al menos te hará falta otra persona, pero mejor si sois tres o más, pues entonces todo el proceso se hace más llevadero, sobre todo para el conductor que suele llegar cansado al lugar de destino, más si no está acostumbrado a conducir vehículos industriales.

Para finalizar, deciros que este tipo de mudanza no siempre es tan barata como parece al principio, puesto que tiene muchos gastos: alquiler del vehículo, combustible, comidas, embalajes, seguro de la carga si lo hacemos, etc.

Es por eso que antes de decidirte hagas muy bien las cuentas, pues creo que sólo es más económica cuando se trata de mudanzas de casas pequeñas y cuando las distancias no superan los 300-400 km.

Si tu casa es muy grande tendrás que hacer varios viajes, por lo que al final es posible que este tipo de mudanza te saliese mucho más cara que una hecha por profesionales, aunque también es cierto que si lo haces todo tú decides los días, las horas, cómo embalas los objetos, etc.